3 razones por las que el plástico desechable es insostenible

Durante décadas, el plástico, que incluye una película de espuma de poliestireno (por ejemplo, Syrofoam™) se ha utilizado para sellar y proteger los productos alimenticios. La espuma es lo suficientemente resistente como para soportar una cantidad modesta de peso y otros plásticos, cuando se sella adecuadamente, mantiene los alimentos frescos y libres de contaminación durante varios días seguidos.

Cuando se desarrollaron por primera vez los envases de plástico para alimentos, éstos despegaron rápidamente debido a su conveniencia y al creciente número de usos prácticos. Aunque eran fáciles de usar y extremadamente rentables, su uso tuvo un alto precio para el medio ambiente. El daño al medio ambiente fue doble. En primer lugar, debido a los procesos de fabricación y a los productos químicos utilizados en su creación y, en segundo lugar, debido a la basura y a la cantidad de contenedores de plástico y espuma que terminaban en los vertederos.

Procedente de los combustibles fósiles

El plástico se fabrica a partir de materiales sintéticos derivados de combustibles fósiles. El proceso utilizado para fabricarlos aumenta la demanda de productos basados en el petróleo y, por lo tanto, perpetúa nuestra dependencia de estos recursos no renovables. Los envases hechos de materiales basados en el petróleo no se degradan de forma natural. Permanecen intactos y ocupan cantidades masivas de espacio en los vertederos. A lo largo de los años, la Agencia de Protección Ambiental ha puesto en marcha varias regulaciones relativas a la fabricación de envases de plástico y espuma. Su intención era limitar la cantidad de materiales tóxicos utilizados en la creación de envases de alimentos. La EPA también ha iniciado programas educativos para enseñar tanto a niños como a adultos los beneficios del reciclaje y cómo ayuda al medio ambiente.

Contiene químicos dañinos

La fabricación de productos de espuma y plástico puede incluir el uso de plastificantes (agentes suavizantes químicos), benceno, estireno y bisfenol A (BPA), todos ellos tóxicos para la salud humana y la vida silvestre. Si bien los reglamentos ambientales han reducido el número de componentes tóxicos utilizados en el proceso, el hecho es que los productos químicos que se utilizan actualmente pueden plantear un conjunto totalmente nuevo de peligros tanto para el medio ambiente como para los consumidores que utilizan los productos. Estos productos químicos y componentes utilizados en el proceso de fabricación de plásticos no son biodegradables, lo que supone un peligro potencial para el medio ambiente.

Por último, muchos consumidores no son conscientes de que se sabe que al poner alimentos ácidos en recipientes de poliestireno o recalentarlos (por ejemplo, en un microondas) estos productos químicos se filtran en los alimentos.

Caro de reciclar

El uso de envases de poliestireno en la industria de la comida rápida está disminuyendo significativamente, principalmente debido a que no puede ser reciclado y al estigma que tiene en el público. No es económicamente factible limpiar y posteriormente reciclar o reutilizar los envases, en parte porque no pueden soportar las temperaturas calientes necesarias para higienizarlos. Además, la energía necesaria para transportar y reciclar determinados plásticos suele superar el costo de fabricación de productos que contienen material plástico virgen, por lo que muchos plásticos no se reciclan. Esto hace que millones de envases de alimentos sean enviados a los vertederos cada año.

La reducción del impacto negativo de los envases de plástico y espuma puede lograrse sustituyéndolos por opciones más ecológicas hechas a partir de recursos renovables. Aunque estos tipos de contenedores pueden costar un poco más, se adaptan mejor al medio ambiente y reducen el riesgo de las poblaciones a los productos químicos tóxicos y los residuos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *